LO QUIERO TODO

Los 8 de marzo me gusta pararme a pensar en mi situación como mujer en la sociedad, veo que es cambiante y que como es de esperar mis necesidades tanto como mujer, como trabajadora, como madre… en fin en cada uno de los roles que llevo a cabo a lo largo del año van evolucionando.

Pero lo que permanece constante es mi deseo de tenerlo todo. Ya desde pequeños nos marcan con el mensaje: “Tienes que decidir, todo no se puede tener…”, pues “Yo lo quiero todo”. Quiero poder ser una mujer libre (que así me siento, excepto en el aspecto temporal, que ahí sí que me siento limitada, pero claro son 24 horas las que ocupan el día). También quiero ser una buena amatxu y poder disfrutar del peque y exprimir esos ratos hasta el fin, también quiero ser una buena pareja, poder hacer aquello que tanto nos gusta y tanto nos carga las pilas, también quiero ser una buena hija, hermana, amiga, aunque a menudo la sensación con la que te quedas es que das periodos de tiempo tan cortos a cada uno que dejas las cosas a medias y esto es algo que me frustra. Y por supuesto, también quiero ser una buena profesional, ya que como conocéis, me apasiona mi profesión a la que dedico tiempo, esfuerzo y mucha energía, ya que considero que para ejercer adecuadamente no sólo hay que trabajar bien, sino mantenerse actualizada, al día y procurar como en todas las anteriores áreas mejorar. Pero, tampoco me olvido que también me quiero y que por ello quiero tiempo para mí, para estar haciendo aquello que necesito en ese momentito que me dedico.

Con todo esto, ¿a dónde quiero llegar? La conclusión a la que llego, es que mi aprendizaje es sobre todo, entender que a todo no voy a llegar y que habrá días que me sienta una gran madre, otros, una gran hija, porque sé que aunque no saque tiempo para demostrármelo a diario, el balance es positivo, y aprecio que los diferentes sistemas de mi vida, están vivos y llenos de afecto, de sonrisas y con ganas de solucionar las dificultades con las que nos encontramos. Por tanto, mi objetivo será disfrutar de cada uno de los roles que me permite el hecho de ser mujer.

Psicóloga en Ongizate

Irene Tobías

Abrir chat