Ansiedad y Estrés

La ansiedad es una reacción adaptativa que nuestro organismo activa para defenderse de un peligro o para afrontar una situación complicada. Esta función se convierte en un problema en el momento en que estas situaciones se perciban como amenazas reales sin serlo, y aparezca una reacción emocional sobre la que se ejerce poco o ningún control y que se manifiesta a tres niveles cognitivo (preocupación, confusión, aprensión, inseguridad…), fisiológico (tensión, sudoración, palpitaciones, mareos …) y motor (movimientos constantes, temblores, evitación, comer de forma compulsiva …). Este estado produce un sufrimiento significativo y puede llegar a afectar a una o varias áreas de la persona que lo padece (trabajo, pareja, forma de relacionarnos con los demás).

La ansiedad es una reacción adaptativa que nuestro organismo activa para defenderse de un peligro o para afrontar una situación complicada.

El estrés es una respuesta de sobrecarga causada por una situación de presión emocional y la percepción de uno mismo como incapaz de hacerle frente. Nos percibimos “pequeños” ante lo que tenemos que enfrentar, o percibimos “enorme” esa situación. El estrés produce malestar significativo y puede sostenerse en el tiempo pudiendo incapacitarnos en muchos niveles.