Depresión-Problemas en el estado de ánimo

Cuando nos sucede algo negativo podemos responder con tristeza, y dicha emoción causará mayor o menor impacto en nosotros dependiendo de lo que esa experiencia signifique para nosotros (ante una ruptura sentimental, la pérdida de un ser querido, etc.).Se trata de una reacción inmediata, automática que podemos considerar “normal” porque es esperable. Sin embargo, esa reacción o estado de ánimo puede convertirse en un problema (estados depresivos, depresión), si las estrategias que se utilizan para intentar hacer frente a la situación dolorosa no son adaptativas, es decir, aparecen comportamientos que hacen que la tristeza permanezca durante mucho tiempo y/o sea muy intensa porque la persona no sabe cómo afrontarla de otro modo, apareciendo conductas como el aislamiento o la apatía, actitudes pesimistas y sentimientos de inutilidad, culpa o vacío, que interfieren negativamente en el desempeño de la vida normal de la persona.

La persona que padece depresión, presenta sentimientos persistentes de tristeza y vacío; tiene actitudes pesimistas acerca del mundo, de los demás y de sí misma; se muestra irritable y pierde el interés por las cosas con las que antes disfrutaba. Le cuesta mucho concentrarse y tomar decisiones, presentando también alteraciones en el sueño. Es posible que tenga dolores de cabeza o problemas digestivos.

En los estados depresivos la persona sufre fundamentalmente tristeza y apatía. Está menos activa, disminuye su capacidad para disfrutar de las cosas y se cansa fácilmente aunque no haga esfuerzo. Sus pensamientos más frecuentes producen culpa e inseguridad, y existe una pérdida de confianza en sí misma.